¿Por qué no me rindo?


Por Joseta González

Me pregunta una compañera, con media sonrisa, si vamos a seguir protestando cada viernes hasta que el Gobierno, el de aquí, el de allí, alguien, alguno, nos haga caso. Pregunta si no me canso de estar todo el día de manis y concentraciones. Si creo que tanto esfuerzo servirá de algo… Si por lo menos nos devolverán la paga.

La respuesta es: NO. No lo sé y en el fondo creo que no servirá de nada.
Entonces, ¿por qué no me rindo? ¿Por qué no dedico ese tiempo a “algo satisfactorio y motivante” como hace ella? Tiempo para salir a tomar algo, para ir de compras, para relajarme, para evadirme de los problemas, para conocer gente, dice ella.

Pues porque a mi entender, no hay nada en el mundo nada más motivante y más satisfactorio que mirar atrás y poder decir: «He luchado por lo que creía justo y aunque haya perdido, nunca me he rendido, nunca me he callado, nunca me he quedado quieta dejándome llevar, nunca he dejado que otros decidieran por mí».

Nos han acostumbrado a identificar tiempo de ocio con tiempo de consumo; para haber disfrutado de un tiempo “satisfactorio”, tenemos que estar siempre haciendo algo “rentable” para nosotros (O para otros??).
Las causas y acciones que no obtienen resultados inmediatos, aparentes y visibles parecen fracasos y desaniman a muchos. Sobre todo a los que no saben ver «ancho y largo». ¡Qué pena por aquellos que ven la ramita y no ven el bosque!

Por otro lado, si algo he sacado en beneficio propio en tantas horas «perdidas» en reuniones, asambleas, manifestaciones, concentraciones y luchas varias, ha sido conocer personas de lo más interesante. Unas porque las tenia en alto concepto y en el «tú-a-tú» me han mostrado su «YO» tal cual es, para bien y para mal, que también es bueno liberarse de lastres; otras que no conocía pero han llegado a mi vida aportando mucho y ayudándome a mejorar como persona. Eso significa siempre un enriquecimiento personal materialmente impagable.

No niego que a veces la decepción y el fracaso hacen que el cansancio se apodere de una. Entonces es cuando todas esas personas generosas, solidarias y con la cabecita bien amueblada que te rodean, dan sentido a la frase «grano no hace granero pero ayuda al compañero» y hacen que te sientas fuerte por estar rodeada de tanta gente incombustible con el mismo espíritu de lucha y las ideas tan claras.

Una cosa pequeña, de poca trascendencia al fin y al cabo, como es que nos desprestigien, nos quiten la paga de Navidad o nos congelen el sueldo, enfada mucho a la mayoría y a muchos nos obliga a hacer equilibrios para cubrir necesidades básicas que creíamos tener aseguradas. Y eso nos encorajina y nos anima a salir a protestar a la calle unos cuantos viernes mientras no llueva.

Pero hay que ver más allá, lo que esto significa de verdad.

No solo somos «trabajadores públicos», también somos «ciudadanos» y por ello estamos doblemente afectados.

Estamos «dentro» y sabemos como funciona de verdad «la cosa pública», la Administración, y sabemos que somos quienes aseguramos que se presten a los ciudadanos unos servicios de calidad, independientemente del color del gobierno de turno, salvaguardando los intereses de tod@s frente a intereses particulares, sabemos que hemos alcanzado esos puestos porque hemos demostrado capacidad y mérito y son (eran??) «fijos» para asegurar que la amenaza de perderlos no nos haría doblegarnos a los tejemanejes de quien nos gobernara.

Así que, sí, a los políticos les estorbamos y a los empresarios (son distintos??) les interesamos.

El pastel a repartir una vez desmantelada la Función Pública, sin duda debe ser apetitoso. Recorred mentalmente cualquier actividad diaria, cotidiana o extraordinaria y allí estamos. Pensad en puestos de todo tipo, desde los sanitarios, a los de educación, atención a las dependencias, emergencias, justicia, fiscalidad; el buzo que rescata un barco hundido, el investigador que patenta un nuevo medicamento, el veterinario que certifica el buen estado de la carne que nos comemos, el químico que analiza la pureza de un alijo de drogas, el de prisiones, el que asfalta los baches de la carretera y el que calcula la resistencia del viaducto.

Tengo la extraña impresión de que si hubiese voluntad, se podría ahorrar en muchas cosas, pero seguir garantizando los Servicios Públicos, sobre todo en tiempos como estos, donde cada día hay más gente en riesgo de exclusión social y con pérdida de poder adquisitivo.

Aquí hay algo más. Aquí están poniendo como disculpa una crisis para desmantelarlo todo y quedarse con las mejores tajadas. No solo vamos a tener que pagar sus desfalcos si no que además van a obligarnos a pagarles por lo que antes era nuestro, lo poco que habíamos conseguido. Y les estamos estorbando.

Porque como ciudadanos, y esto nos sitúa al otro lado de la ventanilla, sabemos y estamos ya experimentando en carne propia lo que se nos viene encima.

Y como me afecta personal y directamente por lo uno y por lo otro, no voy a rendirme y voy a seguir saliendo hasta que me hagan caso. Y si no lo consigo, al menos que ni yo ni nadie pueda decir que no lo he intentado, que no he hecho lo que estaba en mi mano. Porque estas cosas son las más «satisfactorias y motivantes» y donde está la gente más interesante que pueda conocer.

Y espero que much@s compañer@s estén en esa lucha siempre, porque siempre están l@s mejores.

¿Eres tú uno de ell@s?

Anuncios

3 pensamientos en “¿Por qué no me rindo?

  1. ¡Claro que sí Joseta!, somos much@s los que estaremos en esta lucha siempre y sobre todo siempre que haya gente que tenga tanto ánimo y tanta fuerza como tu. En dos dias organizaste un entierro del copón, enhorabuena.

    • Joseta, esto ye lo que se llama un escritu con verdaderu sentimientu. Tamos entamando una llucha a llargu plazu, asina que paciencia y llucha compañer@s.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s