Seamos serios


Por José Peira

Ante la opción de reivindicar, que es lo que venimos haciendo estos últimos meses, caben variadas maneras de hacerlo, y hasta de no hacerlo, aunque eso es harina de otro costal. En cuanto a las de actuar parece flotar cierta controversia, muy razonable, por cierto, ya que hasta en las conciencias de no pocos se desata este debate, que es más o menos lo que sigue:

Hay quien siente que mezclar la protesta, la indignación, la rabia, la reclamación con actitudes jocosas, divertidas, le resta fuerza, formalidad. Cabe incluso sospechar que es difícil encontrar el límite y que es posible rebasar la invisible línea que convierta a un grupo reivindicativo en una pandilla de memos. Yo he terminado por creer que todo va en cada cual; no vemos las cosas como son, las vemos como somos.

La acción convocada del Viernes 28 con los monigotes podía, a priori, motivar la sospecha de que participaríamos en una mascarada. Sin embargo, el resultado final, a decir de muchos, fue el de un acto emotivo, cargado de simbolismo que se expresó con bastante fuerza visual (ahora lamento esos medios y dos o tres centenares más de manifestantes con sus monigotes, habríamos salido en Australia…).

Desconozco cuantas reivindicaciones en la historia lograron el eco por la jarana, la fiesta, sé que muchas lo alcanzaron a través de la violencia, bastantes por la imaginación y todas por el tesón, la terquedad. En esta tesitura, y dado que de momento no parecemos muy violentos, a mi se me ocurre que sostener nuestra humilde protesta va a necesitar unas buenas dosis de imaginación. La manera de mirar de cada cual está teñida de su sentir, y es el mío y el de algunos otros un percibir la vida a través de una mirada lúdica, hedonista, traviesa tal vez. Creo con firmeza que la configuración de nuestro carácter tiene el sustrato, la matriz, en la gratificación. Las sustancias, o lo que demonios sea que destilan nuestros hemisferios cerebrales, el premio que nos damos a través de lo grato, estimula al pensamiento, nos activa y, de alguna manera, nos alienta a continuar.

No veo por qué no poner cada tanto un acento travieso, divertido, algo que como al prestidigitador nos ayude a enmascarar al elemento transgresor y, de otro lado, suavice nuestra propia tensión ya que, no lo olvidamos, nos mueven causas graves.

Pero lo importante es seguir, y sumar, y todas las opciones valen, el adversario está nítidamente enfrente, por el momento inequívocamente sordo, razón de más para insistir, contagiarnos unos a otros, cada cual con su don. Todas las cualidades añadidas es la sinergia que precisamos, no sabemos cómo será el devenir, al menos si no nos resignamos llegaremos al matadero con la cabeza erguida (esto no sé bien de qué servirá pero queda bien en los libros de historia)

Se avecinan más acciones, la cuesta de enero quedará simbolizada en una ascensión montañera con tono festivo-reivindicativo, hay que atraer a los medios y a más compañeros. Y habrá más, otras ocurrencias mientras esto dure; diversas maneras de soplarle a la llama a fin de conservarla encendida. Quien quiera que se arrime, quien no que aporte su semblante grave, todo suma. Pero corran la voz de que lo importante es sumar, añadir, estar, persistir… esto es serio.

Anuncios

3 pensamientos en “Seamos serios

  1. Pues yo tampoco se las guerras que se habran (no encuentro el acento en este ordenador) ganado con imaginacion y sentido del humor. Pero, si medimos nuestras posibilidades frente al todopoderoso y “sordo” enemigo, creo que no nos queda otra.

    Aunque precisamente ahi es donde radique nuestra fuerza, en que nos desconocen, no somos violentos, ni previsibles, no seguimos las reglas del juego (a pesar de que las sabemos), usamos blogs, tambores y monigotes y, por alguna extraña razon, somos tercos y persistentes. No podemos pretender que con todo esto, ademas, nos hagan caso……de momento.

  2. a quien nos enfrentamos en algo que anda pero que muy escaso es en el sentido del humor y, en su afán uniformador, que en eso sí que pone buen empeño, busca que el resto del mundo se parezca a él, así que nosotr@s tenemos que empeñarnos, a toda costa, mantener viva la chispa de la alegría, que fluya a torrentes, es nuestra revolución. Feliz, alegre, festivo y lúdico año!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s