Mis deseos para 2013


Por Manuel Cortizo Velasco

“Hijo, si alguna vez viajas atrás en el tiempo, procura no tocar nada.”
Abuelo Abraham J. Simpson

Y dale que te pego. Aún no ha terminado el año 2012 y ya ponen encima de la mesa las pesadumbres del 2013. ¡Por fin acabo de entender que es una cuestión de sadismo! Y les causa risa. Véase la imagen de Montoro al lado del Sr. Burns. Se monda el solito). Estaría bien que hiciesen caso a la sabia frase que encabeza este escrito. Si para ellos cualquier tiempo pasado fue mejor, que se vayan, pero procurando no tocar nada. Porque el pasado ya no tiene cabida en estos tiempos. Estos tipos están construyendo un anacronismo metódico. Sinceramente: ¿entre tanto asesor y estrellas de primeros auxilios que tienen contratados, no se les ocurrió pillar un asesor de historia, uno de ética y otro de filosofía? Parece que no, Wert -suena a eructo- mediante. Prefieren las profecías de púlpito. Son singularmente alquimistas en todo lo relativo a sus quehaceres. Hoy prueban una fórmula… Que no sale bien, alguien tiene la culpa del frustrado intento, (alguien que no tiene nada que ver con ellos, evidentemente). Pero son persistentes en el empeño. Un año completo en el que las cifras, los eruditos, los sabios, tan de moda; todos diciendo: así no vale; así no es. Y dale que te pego. ¿No quieres pan? Aquí tienes dos hostias.

Y como viene siendo costumbre, continúan con su chivo expiatorio. Los empleados públicos. Esa caterva de infrahumanos. Y las Administraciones públicas. ¡Pobrecicas! Hay que adelgazarlas.¡Están tan gordas¡ Ya está. Suficiente para que el pueblo trague, (esta es la meta). Mas es aconsejable que la parroquia, la plebe, las hordas, monigotes,  vulgo, morralla, turba; tropel o manada, vaya abriendo los ojos, si nuestros oropeles les obnubilan; pues las apariencias engañan y allí donde parece que hay privilegios, sólo hay trabajo, mucho trabajo. Y no hay peor trabajo, menos agradecido, que el trabajo que tiene relación con la cosa pública, con los papeles de los demás. Se puede suponer que el ciudadano, (esta es nuestra acepción, nótese la diferencia), pueda vislumbrar, entre tanta confusión generada a cuenta nuestra, únicamente a los vagos y malos, que haberlos háylos. Como en todos los gremios y trabajos. Para qué poner ejemplos. Lo que ya no se entiende es que sigan creyendo que esa es la realidad. No se comprende que, a estas alturas se crea semejante fábula. Y además deben mirarse en nosotros como en un espejo, porque lo nuestro es el empezose del acabose, que diría Mafalda.

Otro asunto son los quintacolumnistas de la Administración; aquellos que sentados en su mesa de trabajo están esperando la justicia de las medidas de estos gobiernos. Agazapados en sus cubiles, algunos fueron capaces de esperar al día veintiuno para comprobar que ¡por fin era verdad! Les habían quitado la nómina. Estos desafectos incrédulos y derrotistas han preferido esperar a meter el dedo en la llaga, como Tomás el apóstol, para comprobar que a Jesús le habían pinchado. Y supongo que seguirán en la misma tesitura de cara al futuro, a pesar de que a dos días del fin del mundo, ya nos han anunciado las desgracias que nos van a llover a todos en el paraíso del 2013. Miser et pauper et indignus.

-¿Y Quiénes son, Sancho, esas huestes que todos los viernes a la misma hora, alteran la paz de los caminos y acallan con sus gritos los gorjeos de los pájaros que están en la Cámara?

-Son Trabajadores públicos, mi señor.

-Pues, por sus estandartes parecen enemigos. Y parece que van armados con palos y rejones blancos…

-No son palos, mi señor Don Quijote, que son portaestandartes y no llevan rejones, sino papiros blancos. Diríase, si no me entorpece el entendimiento mi escaso saber, que reivindican lo mismo que mi señor, justicia y dignidad.

-¡Pues, unámonos a ellos y envistamos con su misma bravura los gigantes aquellos que se otean en el horizonte…!

-No son Gigantes, mi señor, sino los duques, los amos, los perversos embusteros que guían a nuestro pueblo al abismo.

-Pues ¡A por ellos Sancho! ¡A Por los depredadores! Ayudemos a la pobre gente de estas urbes a acabar con la ruindad y la miseria a donde los quieren conducir.

-¡Por Belcebú, señor, por una vez estoy de acuerdo en vuestros desvaríos!

Sin llegar a quijotes desquiciados y sin perder la constancia, se esta librando esta batalla por nuestros derechos en terreno amañado y cenagoso. SEIS MESES hace que pregonamos a los cuatro vientos nuestro derecho a la dignidad y a la justicia. A buen seguro que, por una parte la quinta columna está un tanto desorientada quizás pensando que cuando el río suena agua lleva y, por otra parte, nuestros gobernantes están hartos de oír la verdad a las puertas de su covachuela, (que a eso han reducido la DIGNA CASA DE TODOS), su guarida bien abastecida y mejor guarnecida.

Una cosa está clara: cuando alguien quiere mandar a costa de los demás, expoliando los derechos del prójimo; sin tener la imaginación y el coraje necesario para volver el río a su cauce, además de estar incumpliendo todos los derechos fundamentales, no pueden llamarse a sí mismos gobernantes. Y, por tanto NO NOS REPRESENTAN.

Bueno. Después de esta misiva, excesivamente larga seguro, solo quiero desearos a todos unos años plenos de vida y salud para disfrutar de ella; amores y desvaríos varios y profusos desenfrenos.

Anuncios

2 pensamientos en “Mis deseos para 2013

  1. Muy buena aportación. Yo también “deseo años plenos de vida y salud para disfrutar de ella”; lo otro (“amores y desvaríos varios y profusos desenfrenos”) puede que sea mucho pedir, ¿nos quedará tiempo, ganas y reales?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s