Necesitamos un himno tanto como un Santo Patrono


¿Cómo es posible que el colectivo de empleados públicos no tenga un himno sonoro, motivador y visceral que al oírlo  nos entre un no sé qué, un qué sé yo, que nos levante “todos a una” de nuestras poltronas laborales y salgamos a la calle entonándolo con pasión y arrebato (total, son solo los viernes).

Seguiríamos al abanderado/a o abanderados/as con garbo y marcialidad (bueno, no es que ahora no seamos garbosos y marciales, es que podríamos serlo más).

Evidentemente, ante tal paroxismo, uno casi no se fija en lo que dice el himno, solo sabe que éste le levanta del asiento y le eleva hasta las alturas y le hacen sentirse como un león, como un dragón y, ya puestos, como un kamikaze.

Todos los himnos, por sí mismos (dejando fuera la ideología y/o los prejuicios) son bonitos y sobre todo tienen su función y vaya si la cumplen.

Y como ejemplo visual de lo que acabo de decir ved el vídeo: Al comienzo del himno (considerémoslo tal), los bomberos y familiares están impávidos, recogidos, circunspectos, muy serios, como lo requiere la ocasión y los sentimientos y, en crescendo, se llega al final en el que todos terminan de “aquella manera”, tan americana, tan … qué sé yo.

(Me adelanto a quien pueda pensar “¡zas! americanada al canto” y, la verdad, estaría en lo cierto pero es que las americanadas son las americanadas y a mí me gustan, qué le voy a hacer).

http://www.youtube.com/watch?v=06_xTTzLl34

¿Necesitamos un himno sí o no?

Continuará

Anuncios

2 pensamientos en “Necesitamos un himno tanto como un Santo Patrono

  1. MEugenia eres genial!! pues mira que igual fuera ese el punto que mueva a la gente… y nosotr@s discurriendo con denuedo a qué vamos dedicar el próximo viernes… y que fuera eso, un himno… vete a saber, en el fondo quizás nos muevan más o nos sintamos atraídos especialmente por las emociones, más que por las razones… en las que nos empeñamos a veces quizás en exceso

    • jajajajaja. Sí, Milio las emociones tienen un poder inmenso, en realidad ellas tienen el poder absoluto y se encuentran muy por encima de las razones. Estas son una parcelita, aquellas son una galaxia. Y además las razones son cartesianas y limitadas (incluso muy limitadas). Las emociones, yo diría que hay tantas como personas.
      En estos momentos y en la situación que estamos viviendo, atender a las razones está bien, las emociones, lo queramos o no están y estarán presentes porque sin emociones ¿que somos?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s