LA UNIÓN HACE LA FUERZA


Aunque nos lo neguemos todos los días,  sabemos que está pasando. Sin embargo (o precisamente por ese autoengaño diario) seguimos, quietos. Silenciosos.

Observamos día a día como desvalijan las arcas públicas; vemos gráficos en los que los índices se disparan en distintas direcciones: la prima, (¡ay, la prima!), resultó ser un pendón en el más amplio sentido de la palabra y se está llevando el pastel. El noventa por ciento del PIB ya tiene destino: satisfacer la deuda del Estado. Esto no puede ser que se lo coma una prima sola. Hay más parientes por Europa que no conocemos. La raya del gráfico es casi una vertical disparada hacia arriba.

En dirección inversa está (imaginemos) el indicador de producción. No hay producto. Las empresas solo fabrican EREs, jubilaciones anticipadas (¡qué ironía!) y parados. Esta flecha mira hacia abajo; hacia las profundidades. Tan recóndito está el fin del foso que no se ve el fondo. Ya no hay luz. ¿Para qué? Las lámparas, cascos de seguridad y utillaje diverso van a estar colgados en su sitio sin que nadie las recoja. Sin luz… El minero, el metalúrgico, el cristalero, el constructor, el albañil, el peón caminero, el trabajador público… ya solo puede esperar. Esperar a ver cuál es el drástico día en que se les dé el boleto del adiós. Tampoco hay brotes verdes, ni flores de invernadero, ni ostras en vinagre. Sólo tenemos ministros con proverbiales dotes para la poesía del ripio.

No importa lo que pase. Ellos a lo suyo. A destruir el Estado. No ya el Estado del Bienestar, que hoy está pidiendo oxígeno y morfina, sino la Administración en sí. Su dios, el mercado (eufemismo fino), no quiere al Estado. Son amores perros, incompatibles, igual que el agua y el aceite. El mercado es narcisista, es ególatra, es el becerro de oro. Por tanto no ama el ordenamiento jurídico, ni el orden político a menos que sea su orden nuevo. Es inútil prevenirnos ni alarmarnos por todo lo que la prensa bombea en primera plana. Bárcenas no es importante. Rajoy tampoco. Nunca lo serán ni el Gobierno, ni la Oposición. (Esto último… ¿Qué es lo  que es? ¿Alguien lo sabe?). Lo importante es lo que no se nota; lo que se realiza en silencio, detrás de las pantallas. Así, mientras estamos divertidos con la novela rosa “Bárcenas contra Rajoy o el arte de entretener”, ambos dos se lavan las manos y hacen la venia al ministro ratón al que se le escapa el aire entre sus ralos dientes y parece reir mientras recorta; y el otro ministro, (la pica del Gran Capital en el Gobierno), sigue vendiendo nuestras posesiones al mejor postor y sigue llenándoles la caja a los Bancos, con nuestros fondos, porque, al fin y al cabo, de eso se trata. Y el resto de Señorías que ocupan la bancada del Parlamento. Ni mu. Les ha comido la lengua el gato.

Voy a recordar y enumerar algunos de las razones que teníamos (dentro de poco no habrá ninguna), para movernos. Por si alguno de nosotros cree que “esto no va con nosotros”; porque “no somos un movimiento político”; y eso “son algaradas manipuladas y conducidas por intereses que no son nuestros intereses”. ¿No son nuestros? Veamos:

  1. La privatización de la medicina y la precariedad de medios de que ya adolece. ¿No nos incumbe? ¿Es una cuestión del sector sanitario? Se mueren personas de tuberculosis, enfermedad erradicada hace años de este país, por no ser atendidos por nuestra sanidad pública.
  2. El “repago” de  las medicinas; no se dispensan medicinas a “turistas” nacionales solo por ser de otra Comunidad Autónoma…
  3. La ley de la Reforma Laboral. ¿Dónde está la seguridad de los trabajadores; la certeza de un porvenir previsto y pagado; el derecho a enfermar y a recuperar la salud; el derecho a trabajar sin la amenaza permanente del despido; el derecho a un horario de trabajo predeterminado y respetado…?
  4. El Derecho, amparado en la Constitución, a una pensión digna. Sin tener que mendigar.
  5. El Derecho, amparado en la Constitución, a una vivienda digna. Sin tener que suicidarse.
  6. El derecho a una educación digna, pública y de calidad. “Se necesitan analfabetos funcionales”, (tampoco importa si lo son totalmente. Para lo que van a hacer) ¿Queremos esto para nuestros hijos y nietos?
  7. Siete millones de parados. ¿Y el derecho al trabajo de nuestros hijos?
  8. Lesbianas y mujeres solas no tienen derecho a tratamiento de fertilidad…
  9. Justicia inaccesible para la inmensa mayoría de la población; privatización de parte de la misma.
  10. Desmantelamiento de la Función Pública.

Creo que mirado al trasluz se ve que todo cuanto está aconteciendo afecta a los Empleados Públicos tanto o más que a cualquier otro ciudadano.

Empezamos la lucha por nuestra paga extra, por nuestros días “moscosos”, únicamente por nuestros derechos. Se veía venir que nosotros seríamos el mascarón de proa de la reforma. Y así fue. Detrás de nuestros recortes, mientras luchábamos en la calle, vinieron las podas como salvas de cañonazo para toda la ciudadanía. Y henos aquí. Saboreando nuestros pequeños éxitos. Aplaudo la constancia, la fe y el trabajo que tuvieron las personas que organizaron el plebiscito ciudadano. Me inclino ante su fortaleza. Ha sido una pequeña gran batalla. Quedan más. De toda la sociedad. Hay grupos, algunos de élite, que están preparándose para ello. Me consta una sola cosa:

A9259W

LA UNIÓN HACE LA FUERZA. O empujamos todos y derribamos la empalizada o seguirán riéndose en nuestra cara, mientras consumen nuestros recursos y alimentan la insaciable voracidad del poder financiero, auténtico emperador de Europa.

Los empleados públicos debemos estar en primera línea una vez más. Ya veis: el punto nº 10 nos lo dice todo. Seremos nuevamente el blanco de sus iras.

¿Seremos capaces de permanecer callados y quietos, mientras destruyen nuestra sociedad?

Manuel Cortizo

Anuncios

8 pensamientos en “LA UNIÓN HACE LA FUERZA

  1. Quizás tengamos lo que nos merecemos, por no luchar por nuestros derechos. Lo que hacemos es una pantomima de lucha. En estos tiempos, y cuando el enemigo es el que es, no valen viejos métodos. El miedo nos atenazará cada vez más cuando menos tengamos que perder. Nuestro destino es la esclavitud. Da rabia ver como es la gente de cómoda ante las injusticias y tropelías que se cometen contra nosotros sin que hagamos nada real, efectivo, sólo ruido que no lleva a ningún sitio. Lo peor de todo. es que en las próximas elecciones, seguiremos votando a los mismos que están controlando nuestras vidas, me da lo mismo PP que PSOE, con la complicidad de nacionalistas mercantilistas. No somos capaces de salir de ahí. Hay poca esperanza de cambio.

  2. Una persona sola poco puede hacer, tan solo concienciar a su entorno de la situación real en la que nos encontramos, y a través de pequeños colectivos, asambleas, asociaciones o como quiera llamársela, sembrar la base para ir transformando la sociedad con el fin de provocar un cambio real. A veces estos cambios son lentos y en otras ocasiones, una pequeña chispa puede originar una revolución. Esto quizás es lo que está surgiendo en movimientos alrededor del 15-M, pero no acaban de cuajar, por estar demasiado descordinados, falta de un líder carismático, o falta de determinación suficiente para cambiar las cosas cueste lo que cueste.
    La información real no manipulada es fundamental para despertar la conciencia de la gente, que mientras por miedo a lo que pueda pasar, siga manteniendo una mayoría en torno al 50 % entre PSOE-PP y demás partidos sustentados en un fuerte aparato político que lo controla todo, poco se puede hacer. Si te das cuenta, a la población solo llegan noticias que son mentiras manipuladas, medias verdades, solo cuentan las verdades que les interesa. El que controla los medios informativos, lo controla todo. Quizás esa sea la primera batalla, luchar por una información real, que debe partir de cada uno de nosotros, hacer llegar esta información al mayor número de personas posibles. Esto ahora es relativamente fácil con internet, pero también están intentando controlarlo, porque saben que ahí se está decidiendo el futuro.

    • Saludos, Rodik
      Es cierto que la comunicación lo es todo ya desde la más tierna infancia. También es cierto por defecto. Es decir si no hay comunicación no se generan ideas, ni mucho menos unión. La prensa nacional y la local, (no hay que olvidarse de esta) no está por la labor de defender alternativas al sistema, tal vez porque forman parte de él o por que las deudas o el simple flujo del dinero crediticio los tiene maniatados. Por que no hay que olvidar que es el poder financiero quien manda en los medios y los medios de tirada provincial suelen pertenecer a grupos editoriales de largo alcance. Nos quedan, pues, los medios pequeños, que son los que necesitan una audiencia y no pueden hacer oídos sordos a los movimientos ciudadanos compuestos por quienes los sostienen con su audiencia.
      No hace mucho días, en este mismo blog, yo proponía volver al panfleto. Hay medios sociales, (imprentas, maquetadores…) y materiales que colaborarían o abaratarían los costes de impresión. Se necesita, no obstante, una financiación no excesiva pero si importante para bolsillos escasos. Aquí “el muchos poco” juega un papel importante. Internet no es la panacea. Por que, me repito, hay millones de personas que no tienen ordenador. Porque hay quién, teniéndolo, no lo sabe usar para estos menesteres. Por eso recurro al papel, (4 páginas de divulgación son suficientes). No se trata del famoso panfleto revolucionario, sino algo parecido a un suplemento dominical mínimo o un folleto de propaganda de cualquier empresa. Bien elaborado, bien presentado y bien distribuido de tal forma que abarque a aquella población que no “navega…

      • Lo que propones me parece muy bien. Todo suma y todo es efectivo mientras contribuya a elevar el nivel de conocimiento de la mayor parte de la sociedad posible, porque sólo así pueden tomarse decisiones acertadas. Sustraerse al poder financiero es muy difícil, y más cuando estamos instalados en una sociedad consumista y con unas comodidades, que de momento, nos hace estar entre los más privilegiados de la población mundial. Pero algo hay que hacer para que este poder financiero no secuestre la democracia y la pervierta poniéndola al servicio de sus fines. Así es como empieza a sentirse mucha gente, secuestrada, impotente para oponerse a un poder que no se ve, que está lejos y que mueve los hilos a través de unos peones que tienen poco poder de decisión, porque todas las decisiones le vienen impuestas. Pero pienso yo que las distintas sociedades que en algún momento de la historia se rebelaron contra el poder no estaban mejor que nosotros y lo consiguieron. Dicen que ningún cambio o revolución se consigue sin sangre. ¿Estamos dispuestos a dar nuestra sangre para liberar a nuestros descendientes del yugo que quiere oprimirles?

  3. Si lo piensas, el que decide que una violación en la India es noticia de primera página y 10 violaciones en Honduras no aparecen en ningún lado, es por algo, hay unos intereses concretos detrás de estas informaciones. Honduras es ahora mismo el país del mundo donde más muertes violentas y violaciones se producen por habitante, pero esto no lo sabe nadie, porque interesa poner el foco en otro sitio. Pues como esto, lo demás igual. Sin que nos demos cuenta, manipulan nuestras emociones para que pensemos de una forma determinada, para que por hechos aislados, exijamos al Gobierno cambios legislativos que ellos aprovecharán para ejercer mayor control sobre nuestras vidas y nuestra libertad. Esto es lo que tiene que saber la gente, para que empiece a actuar de una forma unida contra la manipulación y la opresión.
    Aunque no tenga mucho que ver con esto, pero si con el fondo del asunto. ¿Tú entiendes que con un caso como el de “Barcenas”, (u otros isimilares de otros partidos políticos), en el que nos están diciendo que los políticos, nuestros gobernantes nos están robando y mintiendo continuamente y a la gente le de igual que por culpa de eso estén pasándolo fatal y arruinando la vida de varias generaciones?

  4. La estrategia de la información manipuladora es convertir un hecho aislado, con el suficiente ingrediente de morbo para enganchar a la población, e inflarlo para suscitar falsos debates, con el fin último de que la sociedad acepte unas leyes más restrictivas, con recortes de derechos y libertades, que no se atreverían a hacer sin el componente emocional que ellos mismos propician, y en cambio ignoran hechos mucho más injustos que están pasando todos los días, pero que a ellos les interesa que sigan pasando hasta que llegue el momento de ponerlo de moda para utilizarlos con el fin de redirigir a la sociedad al punto que a ellos les interesa. Los nazis nos dejaron lecciones maestras de como manipular a una sociedad, que ahora están siendo utilizadas por sus aventajados aprendices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s