SUS SEÑORÍAS “ERRE QUE ERRE”


Todos recordamos las movilizaciones mantenidas hasta el mes de junio y que se reanudarán el próximo septiembre. En el tramo final fue motivo de inspiración para las proclamas de los congregados el “asunto” de las dietas y los kilometrajes de los Señores Diputados. Revelado en su día por “Conceyu por otra función pública…”; evidenciado por la Asamblea de Empleados públicos de Asturias en múltiples ocasiones; hasta denunciado por ambos ante la Agencia Tributaria…Todo en balde.

Uno, en su buena fe creyó que tantos avisos y denuncias provocarían el sonrojo e incluso el “arrepentimiento” de los aforados. Pero se ve que la vergüenza es algo ajeno a la idiosincrasia del diputado electo y el arrepentimiento queda fuera de su ámbito; algo creado para aquellos pobres que tienen conciencia de pecado, error, o falta por cualquiera que sea el motivo.

Como bien recordamos Sus Señorías cobran, (pues no cambió nada), un sueldo básico, cuya media ronda los 3.300/3.400€. A mi entender es un salario más que digno, (ya lo quisiéramos la mayoría de los trabajadores públicos), al que añaden, como un complemento fijo ¡una dieta! de 933€, (vamos a obviar los céntimos), y, atención, un kilometraje fijo, (0,18 * X km. * 30 días del mes), también como un concepto más de su nómina. Todo ello agravado por el hecho de que esos atípicos complementos fijos, no tributan a las arcas públicas.

Visto este panorama creo que es un “chollo” ser político en este país. Vamos a ver: ¿a quién le amarga el dulce de percibir un sueldo de 4.300€ más el kilometraje que resulte de ir de su casa al trabajo? 

En las diversas cartas y denuncias enviadas se explicaba meridianamente qué es una dieta y porqué motivos se deberían devengar kilometrajes. Lo repito:

  1. En una empresa normal y corriente, y más en una “empresa” pública como es la Administración, las dietas se devengarían si hubiese necesidad de desplazarse y/o pernoctar fuera del domicilio, siempre que la salida se produjera desde el lugar de trabajo y por razón del mismo. Es decir, es un devengo esporádico, a menos que uno sea viajante de comercio y esté todo el mes comiendo y durmiendo fuera de casa. Valga el símil.
    Parece ser que nuestros representantes ejercen su trabajo fuera de casa todo el año, incluidos días festivos, sábados y domingos, porque la dieta es fija.
  2. Cabe hacer notar también que los ínclitos aforados cobran esas dietas, no por razones de trabajo, sino por acudir al trabajo. Caso único en el ámbito laboral. Podemos admitir que las dietas se devenguen por trabajos encargados por la Junta General: Totalmente de acuerdo. Viene a ser una labor encargada por la empresa fuera del lugar habitual y debe pagarse y justificarse. Pero no es el caso. Como sabemos, los Señores Diputados únicamente ¡cobran la dieta por ir a trabajar! Yo también quiero.
    Además suponemos, (no se si será mucho suponer), que cuando salen, van con alguna Encomienda de la Junta General, porque si es para trabajos de su partido, ¡que lo pague el partido! (Viendo lo que está pasando, no dirán que no tienen dinero, porque si el Sr. Barcenas se ha llevado lo que se ha llevado y el Sr. Riopedre y el otro y el otro de más allá, se llevan lo que se llevan, (presuntamente), no sería lógico que quedaran las arcas vacías, ¿Verdad?. Se llevan la parte del loro.
  3. Otro concepto atípico y vergonzante es el del kilometraje. Podrían haberlo englobado en las dietas. Total…
    Vamos a ver: si vivo en Oviedo y soy diputado ¿tengo derecho a cobrar kilometraje por ir de mi casa al Palacio de Gobierno? Evidentemente es un abuso de poder meridianamente claro. Hombre: usa el ómnibus como todo el mundo que no eres nadie especial; que vas a desempeñar tu trabajo y nadie cobra por ir a trabajar.
    No hablemos ya de los que vienen de afuera, si es que hay alguno. Tenemos cientos de compañeros que tienen que desplazarse desde Gijón, Mieres, Avilés, etc. Y se pagan el bus de su bolsillo, es decir, con su sueldo. ¿Por qué tú, eminente representante del pueblo, tienes que cobrar el viaje por ir a tu trabajo? No hombre, no. Si no te interesa el puesto porque te cae lejos, no te apuntes en las listas para que te elijan.

En estos meses que mediaron desde la denuncia pública hasta ayer mismo estos señores se han pasado el tiempo discutiendo, (sin llegar a un acuerdo, obviamente), sobre cómo amañar sus salarios para no perder el poder adquisitivo, (sic). Casi diariamente se podía leer en la prensa sus cuitas y desencuentros por un quítame allá ese euro. Como si la región no tuviera más problemas que solucionar que ese. Una región asolada por el desempleo, por el empobrecimiento, con las empresas al borde del precipicio, con un 10% de la población total en paro… ¡El único tema que se oye es si los cinco grupos se ponen de acuerdo en cuanto y como deben cobrar y cuanto y como deben pagar a la Hacienda pública…! De vergüenza ajena.

¿Cómo pueden poner en duda el concepto de dieta y kilómetros? ¿Cómo pueden estar buscando como subirse el sueldo porque pierden poder adquisitivo al cotizar a la Hacienda Pública? ¿Cómo pueden representarnos semejantes majaderos sin vergüenza alguna?

Desde aquí pido que se modifique el Reglamento de la Junta General del Principado de Asturias y sus Órganos; que se someta a convenio colectivo o figura similar el salario de los diputados. Que desaparezca para siempre el privilegio de que sean ellos mismos quienes se autorregulen en todos los ámbitos, sobre todo el de los sueldos. Por que la avaricia humana sólo tiene por límite la conciencia social y personal de cada uno y parece que en esa casa no hay constancia de esa conciencia. ¿Quién regula al regulador?

¿Qué es esto? ¿Jauja, donde dan de comer al holgazán y palos al que trabaja? Pues parece ser que sí.

Este debe ser el primer motivo para salir a la calle nuevamente. Porque nuestros recortes sirven para inflar las nóminas de los Señores Diputados; porque nosotros tributamos todo lo que hay que tributar y más; porque mientras nos apalean, ellos comen juntos, viajan juntos y defienden “su casa” juntos y sobre todo ¡Se ríen de nosotros, juntos!

Obrar con conciencia social y  cívica es un grandísimo ejercicio de democracia. No lo olviden Señores Diputados.

Manuel Cortizo Velasco

Anuncios

Un pensamiento en “SUS SEÑORÍAS “ERRE QUE ERRE”

  1. Dios, rediós, Manolo, ya me has puesto de mala leche. Pero gracias por recordármelo, ya estaba notándome un tanto acomodatizada.
    ¡Diós y rediós!, esto no tiene nombre, ¿donde tenemos que denunciar tal despropósito para que, al menos, se pare? Algún sitio habrá, digo yo.
    Hasta los mismísimos estoy de los partitocráticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s