ALMUDENA GRANDES – 29 DIC 2013


A quienes no han perdido la ilusión, que la conserven.

A quienes han dejado de creer, que encuentren motivos para recuperar la fe.

A quienes están tan furiosos que le pedirían a los Reyes Magos un martillo neumático para destrozarlo todo, que imaginen un método fecundo para canalizar su furia.

A los abuelos de las preferentes, que les toque la lotería aunque les hayan dejado tan pelados que no hayan podido comprar ni un décimo.

A todas las familias que temen un desahucio, que un programador compasivo infecte con un virus potentísimo los ordenadores de todos los bancos y de un montón de juzgados.

A los corruptos, largos años de cárcel sin derecho al tercer grado.

Al profesorado de la enseñanza pública, que, a pesar de los pesares, y de los recortes, y de las mentiras, y de la generalizada hostilidad que soportan a diario, nunca olviden que son imprescindibles y un pilar de la civilización.

A sus alumnos, que sean conscientes del tesoro que tienen en las manos y que saquen todos los sobresalientes que puedan para demostrarlo.

Al personal de la sanidad pública, que, a pesar de los pesares, y de los recortes, y de las mentiras, y de la generalizada hostilidad que soportan a diario, nunca olviden que son imprescindibles y otro pilar de la civilización.

A los pequeños héroes de la vida cotidiana, ánimo y fuerza para seguir adelante

A sus pacientes, que sean conscientes del tesoro que tienen en las manos y que peleen para estar a la altura de quienes pelean para que no pierdan sus derechos.

A los corruptores, que primero se arruinen y después paguen largos años de cárcel sin derecho al tercer grado.

A los parados, que de entrada encuentren un empleo, y luego, si puede ser, un empleo digno.

A los empresarios decentes, porque hay muchos, que ganen dinero para contratar en condiciones justas y ganar más dinero todavía.

A los empresarios indecentes, porque hay bastantes, que alguien peor que ellos les estafe y les deje sin un céntimo.

A los abuelos y las abuelas que sostienen familias enteras con esas pensiones que cada vez valen menos, que les quieran muchísimo sus nietos.

A los tristes, que se reconcilien con la alegría.

A las mujeres maltratadas, que sean capaces de romper con el pasado y puedan vivir en paz.

A los maltratadores, que se crucen con un maltratador en su camino.

A quienes están pensando en emigrar, que puedan más sus motivos para quedarse.

A los pequeños héroes de la vida cotidiana, todos esos hombres y mujeres anónimos que se desviven por ayudar a los demás, ánimo y fuerza para seguir adelante.

A las madres e hijas, y a los padres e hijos, de personas dependientes que han perdido todas las ayudas, y están solos, desesperados, que sobrevivan al horror, por ellos mismos y por sus padres, por sus hijos.

A los explotadores, a los especuladores, a los despiadados, a quienes abusan de la miseria ajena y la multiplican con su avaricia, con su egoísmo, que se mueran deprisa, porque el mundo será mucho mejor sin ellos.

A toda la gente buena de ese mismo mundo, que el año próximo les haga mejores, porque así nos harán mejores a los demás.

A los cínicos, que se ahoguen en el frío veneno que destilan sus lenguas de reptil.

A los justos, recompensas.

A los generosos, suerte.

A los culpables, lo peor.

Y a todos ustedes, mucha salud para que volvamos a encontrarnos aquí dentro de 12 meses.

Todo esto deseo de corazón para el año nuevo.

Feliz 2014.

www.almudenagrandes.com

Texto Completo en El País

feliz 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s