ESTA CRISIS ES UNA ESTAFA, TAMBIÉN EN LOS SERVICIOS PÚBLICOS


Cuando tras la aprobación de la Reforma Laboral por el recién constituido gobierno del PP se acometieron medidas de recorte para los empleados públicos, la derecha política de este país no solamente optaba por el camino más fácil para recortar gastos, sino que estaba situando a los empleados públicos como avanzadilla de lo que luego tenían perfectamente planeado trasladar al resto de sectores de la clase trabajadora.

La enésima congelación salarial para los más de 2 millones de trabajadores públicos, sumada a la reducción del 5% impuesta en 2010 por el Gobierno de Zapatero, la supresión de una paga extraordinaria, la eliminación de derechos sociales y laborales, fueron la antesala de unas políticas generales en las que en nombre del nuevo mandamiento de la contención del déficit público, el capital, ahora bajo las siglas del FMI, BCE y CE,  pasa a la ofensiva en todos los frentes para rebajar salarios, instaurar el despido libre, destruir derechos, eliminar conquistas sociales y dejar sin efecto la negociación colectiva en las empresas.

Con este panorama, se rompen las reglas del juego. La ruptura del equilibrio entre trabajador y empresario, la enorme transferencia de fondos del trabajo al capital, la eliminación de los mecanismos de defensa de los trabajadores para preservar sus salarios, sus derechos e incluso sus puestos de trabajo todo ello en nombre de la competitividad, en definitiva la asiatización del mercado de trabajo, han llevado al empobrecimiento de millones de personas, que se han visto expulsadas de sus trabajos, de sus casas e incluso de su tierra, en busca de alguna expectativa de futuro que aquí se les niega. Un golpe de estado financiero en toda regla en el que las armas del enemigo son el déficit público y la competitividad.

 EMPLEADOS PÚBLICOS, SIN COMPLEJOS.-

 Los empleados públicos asturianos nos encargamos de hacer que los servicios públicos funcionen. Servicios públicos que están al servicio de la sociedad, porque a ella nos debemos como trabajadores que cobramos del dinero público, el dinero de todos.

Fue siempre la función pública pieza preferida de los gobiernos para ejemplificar ante la sociedad la mano dura cuando creían que así debía venderse. La denigración de los funcionarios como personas acomodadas, trabajadores privilegiados, con unas excelentes condiciones de trabajo, ha sido pauta general de los sucesivos gobiernos para lanzar a los pies de los leones a un colectivo de trabajadores que en su práctica totalidad han optado por acceder a la función pública mientras otros han elegido otras vías laborales y han hipotecado una parte de su vida en superar duros procesos selectivos, abiertos a cualquiera, que bajo los principios de igualdad, mérito y capacidad les permitieran conseguir un trabajo digno y estable. No somos trabajadores al servicio del poder. Somos trabajadores al servicio de la sociedad, esa es nuestra obligación y nuestra exigencia y a ello se encomienda cada día la inmensa mayoría de los empleados públicos asturianos intentando sacar adelante su trabajo.

No debemos pedir perdón por tener un trabajo estable y con derechos. Ese es un objetivo de  lucha para todos y todas. El mercado laboral en la empresa privada se ha convertido en una guerra sangrienta en el que no se respetan contratos, horarios, jornadas, derechos ni salarios, no se hacen prisioneros. También se pretende esto para los empleados públicos, porque ello significaría contar con una función pública cautiva de los intereses de los políticos de turno y no de la sociedad, porque la inestabilidad en el empleo público sirve para introducir a las empresas privadas en el negocio de lo público, el dinero para los de siempre.

EN ASTURIES, EL PSOE, IGUAL.-

 El que en Asturies el Gobierno esté en manos del PSOE, podría hace pensar que debieran cambiar algo las cosas. Pero no. Los responsables políticos de la FSA en el Gobierno Regional, fueron los primeros en aplicar las medidas de recorte que el PP aprobó en julio para “racionalizar” el gasto de las Administraciones Públicas. Una mentira que solamente escondía imponer medidas de reducción salarial, de aumento de la jornada laboral y de supresión de derechos sociales y que el PSOE asturiano acogió con los brazos abiertos para convertirse en alumnos aventajados del Gobierno de Rajoy. El aumento de la jornada laboral supuso la inmediata destrucción de cientos de contratos temporales por sustituciones, verdadero objetivo de los gobernantes asturianos, que así venden unos buenos números de contención del déficit a costa de despedir a gente y renunciar a la inversión pública necesaria para la sociedad, inversión pública mucho más necesaria aún en tiempos de crisis en que quienes sufren más son precisamente los más débiles, una inversión imprescindible para  reforzar y mejorar unos servicios públicos y de calidad al servicio del pueblo.

La Administración Asturiana gobernada por el PSOE lleva dos años destruyendo empleo público, colaborando activamente a degradar la calidad en la prestación de los servicios públicos esenciales, suprimiendo cientos de plazas en todos los ámbitos, también en la Educación y la Sanidad, dejando las plantillas al límite, lo que pone contra las cuerdas el funcionamiento de servicios directos a las personas en hospitales, centros de mayores, de niños o discapacitados, pero también en otros muchos servicios necesarios para la población, abriendo las puertas a las empresas privadas que están esperando como agua de mayo el momento de entrar a participar del pastel de los servicios públicos.

2013-05-23 12.00.09 IMG_8852

 EMPLEADOS PÚBLICOS EN LUCHA.-

 Desde el verano de 2012, los empleados públicos de Asturies estamos en lucha, contra el gobierno del estado español y también frente al gobierno asturiano. Solamente en los últimos tres años, los empleados públicos hemos perdido un 19,9% de poder adquisitivo. Imponer una nueva congelación salarial para 2014 en un sector donde para mucha gente los salarios no alcanzan los mil euros al mes, es una injusticia.

Durante más de un año mantuvimos en Asturies acciones de presión en la calle todos y cada uno de los viernes, en los conocidos como Viernes Negros, en una movilización sostenida que no tiene precedentes en nuestro sector. Participamos activamente en la confluencia con otros colectivos laborales, sociales y ciudadanos, promoviendo, impulsando y reforzando manifestaciones  como las del 23F en Oviedo o del 12M en Gijón, etc., con mucho mayor seguimiento ciudadano que la atención que luego prestaron los cada vez más cautivos medios de comunicación.

La lucha debe continuar, también la confluencia entre distintos colectivos, porque cuantos más seamos, más difícil se lo pondremos. El ataque que estamos sufriendo todos, trabajadores, pensionistas, estudiantes, jóvenes, parados, la gente más humilde, en definitiva la mayoría de la sociedad, exige una lucha sostenida, requiere organizarse y golpear.

La apatía no es una opción válida, mucho menos en este momento. Plantear batalla para parar las agresiones que estamos sufriendo, es una cuestión como poco, de dignidad.

Y de dignidad, al menos, deberíamos andar sobrados.

Kike López

Asamblea General de Trabajadores Públicos de Asturias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s